Mamografía Digital (hacer clic)
Densitometría ósea
Ecografía general, Endocavitaria y Doppler color (hacer clic)
Imágenes Dentales (hacer clic)
Radiología Digital (hacer clic)
PAAF (Punción Aspirativa con aguja fina) guiada por Ecografía de tiroides (hacer clic)
Biopsia de mama guiada por ultrasonido (hacer clic)
 
En qué consiste una densitometría ósea (DXA):  
 
El examen de densidad ósea, también llamada densitometría ósea, es una forma mejorada de tecnología de rayos X que se utiliza para medir la pérdida ósea. La densitometría ósea es el estándar actual establecido para medir la densidad mineral ósea (BMD, por sus siglas en inglés).
Un rayo X (radiografía) es un examen médico no invasivo que ayuda a los profesionales a diagnosticar y tratar las condiciones médicas. La toma de imágenes con rayos X supone la exposición de una parte del cuerpo a una pequeña dosis de radiación ionizante para producir imágenes del interior del mismo.  
Los rayos X son la forma más antigua y de uso más frecuente para producir imágenes médicas.
Por lo general, la densitometría ósea se realiza en las caderas y en la zona inferior de la columna vertebral. En los niños y algunos adultos, por lo general, se explora la totalidad del cuerpo.
 
Algunos usos comunes del procedimiento:   

La densitometría ósea se utiliza para diagnosticar la osteoporosis, una enfermedad que frecuentemente afecta a las mujeres después de la menopausia, aunque también puede afectar a los hombres y muy raramente a los niños. La osteoporosis incluye una pérdida gradual de calcio, así como cambios estructurales, provocando que los huesos pierdan grosor, se vuelvan más frágiles y con mayor probabilidad de fracturas.
La densitometría ósea es también efectiva en el seguimiento de los efectos del tratamiento para la osteoporosis y otras enfermedades que generan pérdida ósea.
La densitometría ósea, además, puede evaluar el riesgo que tiene una persona para desarrollar fracturas. Este riesgo se ve afectado por la edad, por el peso corporal, los antecedentes de una fractura anterior, antecedentes familiares de fracturas osteoporóticas y por cuestiones relativas al estilo de vida, tabaquismo y el consumo alcohol en exceso. Todos estos deben ser evaluados a la hora de decidir si un paciente necesita tratamiento.  
 
El examen de densidad ósea es altamente recomendado para:

• Mujeres post-menopáusicas y que no ingieren estrógenos.  
• Antecedentes maternales o personales de tabaquismo o de fractura de cadera.
• Hombre con enfermedades clínicas asociadas a la pérdida ósea.
• Uso de medicamentos que generan pérdida ósea, por ejemplo, corticoides, anticonvulsivos y determinados barbitúricos, o drogas de reemplazo de la tiroides en dosis altas.
• Diabetes del tipo 1, enfermedad hepática, renal o con antecedentes familiares de osteoporosis.
• Pacientes con alto recambio óseo.
• Enfermedad en la tiroides, como hipertiroidismo.
• Enfermedad en la paratiroides, como hiperparatiroidismo.
• Fractura después de un traumatismo leve.
• Radiografías que evidencian fractura vertebral u otros signos de osteoporosis. La evaluación vertebral lateral es un examen de dosis baja de rayos X de la columna para detectar fracturas vertebrales.

Puede ser recomendada para pacientes mayores, especialmente si:

• Han perdido más de una pulgada de altura.
• Presentan dolor de espalda, sin motivo.
• Una densitometría ósea previa arroja resultados límites.


Forma en que se debe preparar el paciente:

El día del examen, puede alimentarse normalmente. No deberá ingerir suplementos con calcio, por lo menos, 24 horas antes del examen.
Deberá utilizar ropa cómoda y suelta, evitando prendas que tengan cierres, cinturones o botones de metal. Se deben sacar los objetos tales como llaves o billeteras que pudieran encontrarse en el área a examinar.
Deberá informar a su médico si recientemente ha tenido un examen con bario o le han inyectado un medio de contraste para una tomografía computada (TC) o una radioisotopía. En dicho caso deberá esperar 10 a 14 días para realizarse la densitometría ósea.
Las mujeres siempre deben informar a su médico y al licenciado de rayos X si existe la posibilidad de embarazo ya que muchos exámenes por imágenes no se realizan durante ese periodo porque la radiación puede ser peligrosa para el feto.


Cómo se realiza:

Este examen generalmente se realiza en pacientes ambulatorios. 
En el examen central de densitometría ósea, que mide la densidad ósea en la cadera y la columna, el paciente se recuesta en una mesa acolchada. Un generador de rayos X se encuentra ubicado debajo del paciente y un dispositivo de imágenes, o detector, se posiciona arriba.
Para evaluar la columna, las piernas del paciente se apoyan en una caja acolchada para aplanar la pelvis y la parte inferior (lumbar) de la columna.
Para evaluar la cadera, el pie del paciente se coloca en una abrazadera que rota la cadera hacia adentro. En ambos casos, el detector pasa lentamente por el área, generando imágenes en un monitor de computadora.
El paciente debe permanecer inmóvil y se le puede solicitar que contenga la respiración por unos segundos, mientras se toma la imagen de rayos X para reducir la posibilidad de que ésta resulte borrosa.
Los exámenes periféricos son más simples. El dedo, la mano, el antebrazo o el pie se colocan en un pequeño dispositivo que obtiene una lectura de densidad ósea en pocos minutos. 
Actualmente, en muchos centros, se ha comenzado a realizar un procedimiento adicional llamado evaluación vertebral lateral (LVA) , que es un examen de dosis baja de rayos X de la columna para detectar fracturas vertebrales. Se realiza mediante el densitómetro. La LVA sólo suma unos pocos minutos a la duración del procedimiento de densitometría ósea.
El examen de densitometría ósea, generalmente se realiza de 10 a 30 minutos, dependiendo de las partes del cuerpo examinadas y del equipo utilizado.
Es probable que se solicite llenar un cuestionario que ayudará al médico a determinar si el paciente padece afecciones médicas o toma determinados medicamentos que pueden aumentar o disminuir el riesgo de sufrir una fractura.


Qué se experimenta durante y después del procedimiento: 

Los exámenes de densidad ósea son rápidos y no dolorosos.
Pueden ser necesarias evaluaciones rutinarias, cada uno o dos años, para observar un cambio significativo, ya sea disminución o aumento en la densidad ósea.


Quién interpreta los resultados:
 

Un médico radiólogo específicamente capacitado para supervisar e interpretar los exámenes de radiología, analizará las imágenes y realizará un informe. Los resultados de sus exámenes se darán bajo dos puntajes:

Puntuación T: este número muestra la cantidad ósea que tiene en comparación con un adulto joven del mismo género, con masa ósea máxima.
- Una puntuación superior a -1 se considera normal.
- Una puntuación entre -1 y 2,5 se clasifica como osteopenia (masa ósea baja).
- Una puntuación inferior a 2,5 se define como osteoporosis.
- La puntuación T se utiliza para calcular el riesgo que tiene de desarrollar una fractura.

Puntuación Z:
este número refleja la cantidad ósea que tiene en comparación con otras personas de su grupo etario y del mismo tamaño y género. Si esta puntuación es excepcionalmente baja o alta, puede indicar la necesidad de exámenes médicos adicionales.

institucional | estudios médicos | profesionales | novedades | links | contáctenos
www.cdavellaneda.com.ar © 2013 - Todos los derechos reservados
Caseros 1150 - San Fernando del Valle de Catamarca, Catamarca (CP 4700) - Argentina | Email: info@cdavellaneda.com.ar